Crisis de la UE: tras Trump y el ‘Brexit’, 2017 puede ser peor

La Unión Europea está viviendo un 2016 de pesadilla. Primero, el bloque sufrió el shock de la crisis de los refugiados, que fue incapaz de controlar. Para frenarlo llegó a un acuerdo con Turquía que traiciona todos los valores europeos. Después, el 23 de junio los británicos votaron abandonar la Unión Europea, y Bruselas optó por el lenguaje agresivo como represalia.

Anoche la UE sufrió el golpe de gracia. La victoria de Donald Trump, el candidato republicano a la Casa Blanca, pone en riesgo varios asuntos fundamentales en la agenda europea, que a partir de ahora queda paralizada. En la carta que esta mañana mandaban al ganador Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, y Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, pedían a Trump la convocatoria de una cumbre UE-EEUU “lo antes posible”. ¿Por qué? Porque quedan ahora mismo dos asuntos fundamentales en el aire:

  1. El TTIP: el acuerdo de libre comercio entre EEUU y la UE recibe ya su último sablazo y queda tendido en el suelo. Trump se debe, en gran parte, a los votantes que han salido perdiendo con la globalización, y, por lo tanto, con los acuerdos comerciales. Puede que haya otros puntos en los que el nuevo presidente sea más flexible, pero en este no lo será. ¿Es un problema? Bueno, puede que no. La UE no iba a ser capaz de sacarlo adelante, y ahora tiene un culpable muy claro al que señalar. En cualquier caso pasará como con Mercosur e irá al congelador hasta dentro de muchos, muchos años.
  2. Asuntos de defensa frente a Rusia: anoche escribí un post sobre esto. Para ser más concreto, Trump quiere que el bloque de la Unión aumente su inversión en la OTAN un 55% o dejará de ser lo que era. Además la aparente buena relación entre Trump y Putin es un peligro latente para la Europa del este. Revisad la entrada que publiqué anoche para más información.

Pero para la UE el meneo no termina aquí. En 2016 todavía quedan dos citas importantes y las dos se celebrarán el próximo 4 de diciembre. Primero el referéndum constitucional en Italia y segundo las elecciones presidenciales en Austria. En Roma Matteo Renzi, el primer ministro reformista de Italia, prometió que si perdía el referéndum dimitiría, y éste se ha convertido ya en un plebiscito sobre Renzi ‘Sí’ o ‘No’, y por ahora gana el ‘No’. Si pierde el florentino Bruselas puede echarse a perder: el actual primer ministro es un díscolo, pero es un buen y valioso interlocutor, además de ser el único posible en Italia. Si efectivamente dimite (déjenme que lo dude) sería un gran varapalo para la UE.

Por otro lado las elecciones en Austria (que se mandaron a repetir por sospecha de fraude y se retrasaron por problemas en los sobres de votación) podrían hacer ganar la presidencia al líder del partido de extrema derecha FPÖ.

¿Qué espera en 2017?

Si bien la pérdida de Renzi sería dolorosa e importante para Bruselas, y así sería que la presidencia austriaca cayera en manos de la extrema derecha, lo cierto es que eso es un juego de niños comparado con lo que viene en 2017: elecciones que podrían cambiar el sentido de los dos motores de la UE (Francia y Alemania)

Presidenciales en Holanda (marzo de 2017)

Geert Wilders, líder del partido de extrema derecha holandés Partido de la Libertas, es uno de los posibles favoritos a ganar estas elecciones. Por ahora está procesado por incitación al odio y a la violencia, aunque no se está presentando en los juicios. Wilders es especialmente conocido por su islamofobia y sus ataques a la comunidad musulmana en los Países Bajos.

Presidenciales en Francia (abril de 2017)

Marine Le Pen, presidenta del ultraderechista Frente Nacional, es la gran favorita para desestabilizar y destruir el proyecto europeo. La crisis económica y los ataques terroristas son un continuo espaldarazo a los mensajes de Le Pen.

Charlando con una persona que sabe mucho de aquel país salió una frase estremecedora: “Estamos a una kalashnikov del desastre en Francia”. Le Pen ha sido la primera en celebrar la victoria de Trump en EEUU y fue la primera en celebrar el ‘Brexit’, pidiendo un referéndum para la salida de su país de la UE. Si gana el Frente Nacional podemos dar por finiquitado el proyecto europeo.

“Estamos a una kalashnikov del desastre en Francia”

Elecciones federales en Alemania (agosto de 2017)

AfD (Alternativa por Alemania). Quédense con ese nombre porque Angela Merkel, la canciller alemana, ya lo ha hecho. Sobretodo porque ya le han ganado algún ‘round’ en elecciones regionales. No hablamos de ninguna fuerza marginal: AfD puede coger mucha fuerza en lo que queda de año.

Alemania ha asumido durante el último año a más de un millón de refugiados, y ese ha sido el caldo de cultivo de esta creación. Aprovechan cada detalle mínimo para arrancar miedo y votos. Tienen gran apoyo en zonas rurales y también cuentan con el trabajador conservador descontento por la globalización, un elemento común en el resto de elecciones y que hemos visto también en las de Estados Unidos.


Ninguna de estas opciones electorales es residual: todas tienen opciones reales de asaltar el poder. Si algo hemos aprendido en este 2016 es que tendemos a infravalorar lo que puede ocurrir al poner las urnas (‘Brexit’, Colombia, Trump…). Y de estas elecciones depende todo el futuro de Europa.

PD: En un próximo post subiré los retos a los que se enfrenta la UE, más allá de las elecciones que estén por venir.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: