Renzi, el único gallo de la política italiana

Artículo del 3 de junio de 2015, publicado en cuv3:

“Matteo Renzi por fin ha hecho algo de izquierdas: ha perdido”. Así se expresaba el propio Matteo Renzi en la televisión cuando perdió las primarias del Partido Democrático (progresista) ante Pier Luigi Bersani, cuando todavía Renzi era alcalde de Florencia. Y es que al político florentino siempre se le acusó de no ser suficientemente de izquierdas, el “pijo” del partido. Pero no perdió dos veces. Se hizo con la presidencia del partido, y luego movió la silla al entonces Primer Ministro italiano y miembro del Partido, Enrico Letta y el Presidente de la República en aquellos momentos, Giorgio Napolitano, vio al político toscano como la única opción viable para Italia. Ahora Matteo Renzi se acomoda en el Palazzo Chigui, la residencia de los jefes de gobierno. Y ningún italiano le ha votado para dicho cargo.

Renzi nació en Florencia, el 11 de enero de 1975. Es joven, comunicador, y digno heredero de otro hijo de la capital toscana, Nicolás de Maquiavelo. El Primer Ministro no da un paso en falso, no desaprovecha ni una sola oportunidad para demostrar su fuerza y tampoco rechaza ningún enfrentamiento directo. Sencillamente porque sabe que va a ganar. Que va a salir reforzado.

Maquiavelo decía que la suerte, y la capacidad de usarla a tu favor, era una de las cualidades imprescindibles del buen gobernante. Y el ‘Premier’ esperó, paciente, hasta que se presentó como la única alternativa, como el único salvador de Italia. Y sabiendo que el primer paso era presentarse así ante Bruselas y ante el Banco Central Europeo. Dicho y hecho.

Renzi_PES.jpg

El Primer Ministro es el hombre de las mil caras. Es un hombre transparente, pero a la vez un gran negociador en las cloacas del poder. Es espontáneo, pero no da un paso sin planificar. Renzi no deja un solo cabo suelto. El inquilino del Palazzo Chigui ha elegido “uno a uno”, como explica Andrea Nicastro, periodista del diario Corriere della Sera, los candidatos y los puestos importantes en la Administración y en las candidaturas de cada una de las alcaldías y puestos electos. Nada escapa a su poder de atracción. “Tiene la capacidad de mover a su antojo y dominar las relaciones institucionales con las empresas, los sindicatos, los poderes industriales…” comenta Nicastro desde Milán.

 “Tiene la capacidad de dominar las relaciones institucionales con las empresas y los sindicatos”

Tiene tantas caras Matteo Renzi, que hasta una de ellas es la del mismísimo Silvio Berlusconi. Y es que el ‘Premier’ está llevando a cabo muchas de las reformas que ‘il Cavaliere’ prometió y nunca cumplió. Actualmente el Primer Ministro tiene tres grandes batallas: la de la arena política, tanto fuera como dentro del Partido Democrático (PD); la nueva ley electoral, la “Italicum”, y por último, el proyecto de la nueva Ley de educación que tiene en pie de guerra a media Italia.

Los numerosos intentos que ha habido dentro del PD y en la política italiana de derribar al inquilino del Palazzo Chigui tienen un resumen simple. “No hay nadie que le pueda hacer sombra” comenta Andrea Nicastro. Pero, ¿quién es Matteo Renzi? Y, sobretodo, ¿que tipo de animal político es? “El Primer Ministro tiene un electorado mayoritariamente centrista, que es diferente del tradicional de la izquierda. Se vive una crisis de identidad en el Partido. Hay un proyecto de cambiar nombre y hacer un partido radicalmente nuevo, el partido del Primer Ministro. Pero si aparece en el panorama político otra formación capaz de atraer gente centrista, Renzi puede sufrir. Si no lo hay, como efectivamente parece que no existe, él sigue siendo el único gallo de la política italiana” explica el periodista. Nicastro comenta los parecidos del ‘Premier’ italiano con los líderes españoles, y se toma un tiempo para contestar, porque la respuesta es compleja, como todo en Renzi: tiene la idea del cambio liberal de Albert Rivera; la cualidad de la comunicación de Pablo Iglesias y el dedo todopoderoso (por ahora) de Mariano Rajoy.

La “Italicum”

El líder italiano se ha adueñado de la bandera de la modernización del país. La “Italicum”, la nueva ley electoral, ha significado la apertura de un nuevo día para la política de la nación. El objetivo del florentino es garantizar la gobernabilidad de un país que ha sufrido la desestabilización durante mucho tiempo. Y, claro está, asegurarse poder seguir gobernando con mayoría. Andrea Nicastro destaca, sin embargo, el riesgo que supone en caso de que otro líder, no tan democrático como éste, gane las elecciones: “el problema no es Renzi. Tenemos que plantearnos el riesgo de que otro líder en el futuro tenga el mismo poder. Entonces las dudas crecen. Las intenciones son buenas e Italia necesitaba una reforma, necesitábamos modernizarnos, pero, ¿la hemos hecho bien? Eso no lo sabemos”.

La “Italicum”, la nueva ley electoral, ha significado la apertura de un nuevo día para la política en ese país

Reforma del sistema educativo

“¡Es una mierda!”. Ese es el resumen de la nueva propuesta de la reforma educativa que hace Angélica Piscitello, una profesora de la ciudad de Borgetto, en Sicilia. “Participé en la mayor manifestación contra la reforma escolar de Renzi”. Piscitello es una de los muchos italianos que se manifestaron masivamente en Roma, Aosta, Milán, Bari, Cagliari, Palermo o Catania bajo el lema “La educación y la democracia están en nuestras manos”. Y es que el nuevo plan de educación del gobierno italiano prevé, entre otras cosas, la posible entrada de capital privado en centro públicos. “El gobierno tendrá que realizar la reforma educativa con la participación de docentes, alumnos y padres. No puede imponerse” comenta Elsa Malisani, otra docente también afectada por el nuevo plan.

Flavia, que estudia arquitectura en la universidad romana de La Sapienza y que tampoco comparte las reformas de Renzi, ataca al florentino por otra de las características del líder del PD: “solo pretende facilitar todo a las empresas”, comenta Flavia. Es la revolución liberal del florentino. Es también parte de su idea de modernización de Italia. La universitaria también que remarca que ella no ha elegido al Primer Ministro. Ni ella ni ningún italiano.

“Creo que es un gran político, un gran líder, aunque no estoy de acuerdo con algunas reformas”, explica Vito, que trabaja en el hospital Careggi de Florencia. Y todos ellos llevan razón, a pesar de que sus testimonios sean contradictorios. Renzi, audaz, arrogante, inteligente y cuidadoso, avanza y va situando todo para ganar las siguientes elecciones. El ‘Premier’ prefiere tomar decisiones, aunque a veces puedan ser erróneas o arriesgadas. Prefiere salir por la televisión tras perder las primarias y montar un escándalo con aquella famosa frase antes que quedar como el simple perdedor. Renzi, sin dejar de tener sombras, consigue que el propio misterio se convierta en un atractivo a su favor. Le lleva a ser uno de los políticos más interesantes de Europa. Y sí, hay oposición, pero nadie parece dudar de que Matteo Renzi no tendrá que hacer la mudanza del Palazzo Chigi. Que él sigue, y seguirá, siendo el único gallo de la política italiana.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: